El caminar una milla puede generar más de 60 toneladas de tensión en cada pie. No es de sorprender que más del 20% de los problemas musculoesqueletales afecten las extremidades inferiores. Más de 25,000 personas se tuercen el tobillo en los Estados Unidos cada día, no siendo todas estas lesiones simples. A veces hasta el 40% de estos pacientes pueden tener síntomas que les repercutirán en el futuro. De todos modos todas "las torceduras de tobillo" no son realmente torceduras o esguinces de tobillo. Estas son otras lesiones que pueden ocurrir y el siguiente material las describirá brevemente.

ANATOMÍA

El tobillo conecta el pie con la pierna. Es la unión de tres huesos, la tibia, el talus y el peroné. La sección articular más importante está realmente entre el talus y la tibia. Esta sección se estabiliza por ligamentos múltiples. En la parte exterior o lateral del tobillo los ligamentos estabilizadores más importantes son el ligamento anterior talofibular, el ligamento calcaneofibular, y el ligamento posterior talofibular. El ligamento deltoides es el estabilizador primario en la sección media o interna del tobillo. Este es un ligamento ancho, complicado y muy fuerte.

El tejido espeso que une la tibia y el peroné se llama el syndesmosis.

LESIONES

1. ESGUINCE COMÚN DE TOBILLO

La mayoría de las lesiones de tobillo ocurren cuando el pie y el tobillo se retuercen hacia el interior originando una tensión y presión extrema en el tobillo.  Esta lesión ocurre con frecuencia en los deportes de fútbol, baloncesto y fútbol americano.  Cuando se produce está lesión normalmente se acompaña por un sonido brusco en la parte exterior del tobillo.  Se puede producir un hinchazón inmediato e inhabilidad para caminar. La mayoría de estos tipos de lesión están relacionados con el ligamento talofibular y posiblemente con el ligamento calcaneofibular. Normalmente se siente el dolor en la parte exterior o lateral del tobillo. Las otras estructuras frecuentemente permanecen intactas.El tipo de tratamiento de estas lesiones depende de la extensión de fractura del ligamento y de la inestabilidad. Frecuentemente las lesiones leves de tobillo responden bien a la aplicación de hielo, compresión y elevación. A veces el uso de un aparato ortopédico o vendaje es recomendable para prevenir futuras lesiones. Las lesiones más graves requieren un yeso inmovilizador o un tipo especial de bota.

En situaciones más crónicas, cuando el paciente ha experimentado lesiones repetidas, se pueden someter a una operación sencilla para reparar los ligamentos. Pero la mayoría de la gente se recupera sin la necesidad de una intervención quirúrgica. La rehabilitación o terapia física es también recomendable cuando sea necesario el fortalecer el tobillo.

2. ESGUINCE / SYNDESMOSIS

Aproximadamente el 5% de los esguinces implicarán el "syndesmosis."  Este es el tejido denso que une el final de la tibia al peroné. Esta lesión se produce cuando se tiene el pie fijo en tierra y al girar el cuerpo hacia el sentido contrario. Por ejemplo, si el pie izquierdo está fijo en el suelo y el cuerpo gira hacia la derecha se producirá este tipo de lesión. Frecuentemente este tipo de lesión es muy dolorosa y causa más dolor que una lesión del ligamento anterior talofibular. Cuando se produce un esguince, este tipo de lesión produce a veces una fractura en la parte superior del peroné.Al examinar una syndesmosis se observa que el paciente sufre de un dolor diferente al de una esguince del ligamento anterior talofibular. La rotación externa del tobillo en un examen médico puede producir una sensación muy dolorosa. La inversión del tobillo puede que no sea tan dolorosa como la de una lesión del ligamento anterior talofibular.               

3. ESGUINCE DE TOBILLO / LIGAMENTO DELTOIDES

El deltoides es un ligamento ancho y complicado situado sobre la parte interna del tobillo. Un esguince del deltoides puede estár asociado con un esguince del ligamento anterior talofibular. Normalmente ésto añade a la gravedad de la lesión. Un esguince del deltoides unido a un esguince del ligamento anterior talofibular requiere más tiempo para curarse.                 

4. FRACTURAS DE TOBILLO

A veces con una lesión de inversión que normalmente produciría un esguince de tobillo, desprende un pedazo de hueso, originándose una fractura de avulsión. El ligamento es a veces más fuerte que la parte del hueso donde se unen produciéndose una factura. A menudo estas pueden ser tratadas con un yeso de aire o una bota especial.  Si la fractura es más grave será necesario el enyesarla u operarla. El hueso que normalmente se fractura en este tipo de lesión es el final del peroné llamado "malleolus lateral."              

5. FRACTURAS LATERALES DEL PIE

El mismo mecanismo que produce un esguince de tobillo, a veces ocasiona una fractura del quinto metatarsal en el pie. Esta es una fractura que se produce en la parte exterior del pie a lo largo del hueso largo metatarsal. Estas fracturas a veces se confunden con un esguince de tobillo rutinario. De todas formas, el dolor se producirá en el costado del pie primordialmente y no en el mismo tobillo.              

6. OTRAS LESIONES

Otras lesiones de tobillo que se pueden producir incluyen las fracturas del calcáneos o del talus. Una fractura del osteochondral (una lesión del cartílago huesudo en la parte donde el talus recibe la mayor presión) tirones o subulaciones del tendón peroneal y lesiones subtalares.

DIAGNOSIS

La diagnosis de las lesiones de tobillo se hace principalmente con un examen. Dependiendo de la magnitud del hinchazón, situación, del dolor y estabilidad del tobillo durante el examen se puede facilitar una diagnosis con claridad.  Cuando se encuentra una zona que produzca dolor en el hueso distinto del dolor normal producido por un esguince de tobillo o si hay indicación de inestabilidad se recomiendan los rayos X.

TRATAMIENTO

El tratamiento de una lesión de tobillo depende de la diagnosis del problema con exactitud. Normalmente la elevación, la aplicación de hielo y medicinas anti-inflamatorias son efectivas en todas estas situaciones. No aplique calor por lo menos por dos semanas. A veces un vendaje o una sujeción hueca son beneficiosos. Para lesiones más graves se recomienda un yeso o bota especial. Terapia física o rehabilitación son recomendables para fortalecer el tobillo y ayudar con su movimiento cuando las lesiones son más graves. Cuando el tobillo es inestable o se han sufrido fracturas inestables la intervención quirúrgica será necesaria. En casos en los que la estabilidad del tobillo no se logra después de la terapia física y de los tratamientos tradicionales se puede someter a una intervención quirúrgica para reparar sus ligamentos.

Para obtener texto completo:

http://www.kylepalmermd.com/1test/tobillo.htm