¿Qué es el manguito rotador?

El manguito rotador está formado por la unión de varios tendones (supraespinoso, infraespinoso, redondo menor y subescapular) que realizan las rotaciones del hombro. Ellos se insertan en un tendón común en la cabeza del húmero pasando a través del espacio subacromial. De todo este grupo de músculos, el supraespinoso es el que más se afecta por tendinitis o rupturas.

¿Cómo pueden ser las rupturas?

Las rupturas del manguito rotador pueden ser parciales (cuando es una parte del tendón el que está roto) o completas (cuando es todo el tendón) . A su vez, las lesiones completas pueden llegar a ser masivas cuando ha pasado mucho tiempo de la lesión y el tendón se retrae, haciendo difícil su reinserción al hueso en la cirugía.

La ruptura del manguito rotador tiene dos posibles causas:

Un pinzamiento de hombro no tratado, que ha evolucionado en la siguiente forma : bursitis,  tendinitis,  ruptura parcial y ruptura total. Las otras causas de ruptura son los traumas en el hombro que ocasionan lesiones en manguitos rotadores previamente sanos. Esto es frecuente en deportistas o como producto de accidentes laborales.

¿Cuáles son los síntomas?

El principal síntoma de ruptura es el dolor acompañado de incapacidad funcional del brazo para realizar actividades de rotación del hombro (abrocharse el sostén, llevar el brazo hasta el otro lado, etc.) o para elevar el brazo hacia el frente o los lados por encima de la cabeza (flexión y/o abducción).

Cuando los movimientos del hombro se han perdido casi totalmente, se habla de "hombro congelado". Esto es el resultado de lesiones no tratadas que forman adherencias y fibrosis dentro de la articulación glenohumeral o del espacio subacromial. Dichas lesiones impiden el movimiento del hombro hasta para las actividades más elementales (peinarse, aseo personal, vestirse, etc.)

¿Cómo se diagnostica?

La historia clínica, un buen examen físico y los antecedentes de traumas o práctica deportiva son muy sugestivos de ruptura parcial o total. Las radiografías simples y la ecografía de alta resolución son de utilidad, sin embargo, la Resonancia Magnética Nuclear es la mejor forma de conocer exactamente la lesión y su tamaño.

¿Cuál es su tratamiento?

De igual manera que con el pinzamiento, se debe iniciar con un programa de Fisioterapia y Rehabilitación acompañado de cambios en la actividad física o deportiva. Hay un gran porcentaje de pacientes que se mejoran con esta modalidad. Si la sintomatología persiste a pesar de un buen programa de ejercicio y fortalecimiento, se debe acudir a la cirugía para retirar la causa de la ruptura y suturar el manguito rotador (anclarlo nuevamente en su posición normal). La cirugía abierta por incisión pequeña ayudada por artroscopia es el método ideal de cirugía.

La rehabilitación postoperatoria es larga (hasta 6 meses) y necesita de un programa dirigido de fisioterapia, para no perder arcos de movilidad sin dañar la sutura que se ha hecho del manguito. Para un resultado final óptimo este programa debe ser liderado por el cirujano ortopedista quien está en unión con el servicio de fisioterapia.

Para obtener texto completo:

http://www.liliortopedia.org/articulos/hombro.htm